TERUEL 2020 ¿EXISTE? ¿NO EXISTE?…

Y sigo deshojando la margarita. Al margen del carácter retórico, tras vivir la experiencia sigo teniendo dudas. Y es que evidentemente la ciudad (y la provincia) existe, pero parecería que desde algunas instancias se hace todo lo posible para ocultarlo y dificultar que el turismo descubra sus maravillas.

Y eso que, los turistas nos empecinamos en viajar durante los días festivos y no lectivos para descubrir las tierras de España (y del mundo). Este fin de semana Teruel estaba abarrotada, con incontables grupos de turistas recorriendo sus calles, los restaurantes, cafeterías y terrazas completamente ocupadas aprovechando que, además, nos ha hecho un tiempo espléndido.

Sin embargo llegar a Teruel ha sido una Odisea: En Renfe había posibilidad de ida pero no de vuelta; en autobús no hay ninguna empresa de las que recorren toda España que se atreva a ir a Teruel, en Google la mejor opción que me daban para viajar a Teruel era “blablacar”. Al final encontré una empresa de autobuses, IRB, siglas de Internacional Regular Bus. Nunca había oído hablar de esta empresa y me sonaba a viajar al Teruel del Huila en Colombia. Es un viaje que recorre Madrid- Guadalajara- Molina de Aragón-Teruel (llega a Valencia), pasando por numerosas poblaciones. Y de hecho este recorrido lo hacen sólo desde mayo de 2018 (información aparecida en el Diario de Teruel:

https://www.diariodeteruel.es/noticia.asp?notid=1005450

Y, al parecer, desde el principio esta línea acumula quejas de los usuarios, según anunciaban en Radio Zaragoza:

https://cadenaser.com/emisora/2018/07/11/radio_zaragoza/1531311199_168933.html

Y es que son casi cinco horas de viaje, al autobús NO LE FUNCIONA EL ASEO, hace una parada en una cafetería de carretera donde lo primero que encontramos es un cartel que anuncia que para usar los baños hay que consumir. Y ese ha sido el menor de los problemas. En el viaje de vuelta estuvimos A PUNTO DE VOLCAR. Según el conductor la culpa fue del viento, pero el viento no desplaza un autobús desde su carril derecho hasta el arcén del carril izquierdo, a punto de caer por la cuneta. Hubo una negligencia del conductor que pudo costarnos la vida. Del susto que nos dimos no nos atrevimos ni a protestar. Desde luego no se me ocurrirá volver a viajar con esa empresa. Mientras sea la única forma de llegar a Teruel, para mi TERUEL NO EXISTE.

Además he dicho que parecería que desde algunas instancias se hace todo lo posible para dificultar que el turismo descubra sus maravillas, porque la Oficina de Información Turística, NO INFORMA. Se limitan a dar un mapa señalando los monumentos, pero no informan de las visitas guiadas, ni de la empresa El Andador, que hace visitas, ni del tren turístico. Tuve que volver a la oficina para preguntar por las visitas y sólo me ofrecieron una el domingo (era viernes por la tarde). Después, caminado, descubrimos la empresa El Andador y reservamos una visita de la ciudad para el sábado y también descubrimos el trenecito que recorre la parte histórica y también parte del ensanche.

VIERNES 28 DE FEBRERO

Tras el pesadísimo viaje, nos alojamos en el apartamento “Teruel Romántico”, no es nada especial, pero es amplio, con cocina y microondas. Cero vistas, está en el casco histórico, muy cerca de la estación de autobunes, pero en una calle estrecha que da a la plaza de la Judería, que no tiene ningún interés turístico. Nuestra intención había sido alojarnos los tres días en el hotel El Mudayyan. Pero en la web aparecía que estaba todo ocupado, llamé por teléfono directamente al hotel y me confirmaron que estaba todo ocupado (lo consultaron en la misma web). Al final resultó que no era verdad, sólo estaba ocupada la noche del viernes, pero estaban libre el sábado y el domingo. Tampoco entiendo que un hotel, este fin de semana que estaba la ciudad abarrotada de turistas, pretendiera dejar vacías las habitaciones dos noches. Al final, con esfuerzo y ayuda de mi amiga Lola, conseguí que me reservaran esas dos noches.

Fuimos a comer a un restaurante asiático en la Plaza de la Judería, junto al apartamento. Como de costumbre, cuando comemos en este tipo de restaurante nos sobró comida para la cena y nos la llevamos al apartamento.

Nos acercamos a la Oficina de (supuesta) Información, donde al menos conseguimos el teléfono de Assafar, que nos llevaría el domingo a Albarracín.

Visitamos el Mausoleo de los Amantes y la iglesia y torreón de San Pedro. Es la iglesia más espectacular de la ciudad. Me gustó mucho más que la Catedral.

“El amor nuevo” de Jorge Gay. Homenaje a los Amantes de Teruel
La guía nos destacó cómo la sombra de las manos dibuja un corazón en el suelo
El único defecto es que no tiene el órgano

Aunque a la guía no le gustan las figuras demoníacas del claustro, reconstrucción del siglo XX, a mí sí me interesaron:

Subí hasta el campanario- torre mudéjar (creo que fueron 76 escalones)
El rosetón queda semioculto entre la iglesia y la torre mudejar
Rodeamos la catedral por un pasillo exterior a la altura del rosetón. Vista de la Plaza del Torico.

Visitamos los aljibes romanos. En 1374 el rey  Pedro IV “el Ceremonioso” ordenó construir tres aljibes públicos, cuya función era recoger el agua procedente de la lluvia, deberían ser construidos en un lugar geoestratégico para aprovechar los desniveles de terreno de la zona más alta del interior de la muralla y conducir el mayor número de litros de agua al interior de los aljibes. Se construyeron tres aljibes; dos de ellos localizados,  Aljibe Fondero y Aljibe Somero, y un tercero que todavía a fecha de hoy las catas arqueológicas no han conseguido detectar. 

Los dos aljibes se encuentran ubicados en el subsuelo de la actual plaza de Carlos Castel (Más conocida por plaza del Torico)

Dicen (y lo repiten hasta la saciedad) que si bebes de los cuatro caños de la fuente tendrás amor asegurado de por vida. Pero las cabezas cortadas de los caños me recordaron las cabezas que los taurinos exhiben como trofeos de caza. Y el agua saliendo de las bocas me recordço a la sangre de los toros cuando son apuntillados. Me dio repelús y no bebí.

En la plaza se encuentran dos de los edificios modernistas

Casa del Torico
Casa de la Madrileña

Dimos un paseo descubriendo la Catedral de Santa María de Mediavilla:

las Torres Mudéjares

Torre de san Martín, única que no está adosada a una iglesia

En la plaza de Pérez Prado, en la que se encuentra la Torre de san Martín, también está el Grupo Escolar Pierres Vedel. Me llamó la atención la denominación “Grupo Escolar”, que yo relacioné con la II República. Sin embargo, he investigado y el colegio se inauguró en 1953 con el nombre de Juan Espinal, concejal del Ayuntamiento de Teruel e inspector jefe de Enseñanza Primaria, que participó en las purgas de maestros republicanos. En 2009, en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, se cambió el nombre a Pierres Vedel, el ingeniero del Renacimiento Turolense. Pierres Vedel es conocido sobre todo por la construcción del acueducto de Los Arcos, que forma parte de la traida de aguas que ideó para llevar agua desde la Peña del Macho hasta la ciudad de Teruel. También es autor de la iglesia de la Inmaculada de Santa Eulalia del Campo e intervino en la catedral de Albarracín, donde también vivió y fue enterrado. Vedel intervino también en la torre mudéjar de San Martín con intención de corregir su inclinación. Le hizo el soporte de piedra tronco-piramidal de la base.

En la misma plaza Pérez Prado se encuentra la Casa de la Cultura- Biblioteca Pública con unos frisos que representan mujeres científicas (y con cierto cariz masónico)

Acueducto de los Arcos

EL Archivo Histórico Provincial de Teruel se sitúa en un edificio, conocido como antiguas escuelas Miguel Vallés o escuelas del Arrabal. Fue construido hacia 1911, por el arquitecto Pablo Monguió. Su estilo, más que al movimiento modernista propiamente dicho, cabría atribuirlo a un historicismo con fuertes influencias mudéjares de tradición local.

El único cine que ví en Teruel
Torre del Salvador

y tras comprar algunas frutas y bebidas, nos fuimos a cenar el apartamento las sobras de la comida.

SÁBADO 29 DE FEBRERO

Tras desayunar en el apartamento llevamos las maletas al Hotel El Mudayyan. Se encuentra en la calle Ancha, donde también está una de las casas modernistas más impresionantes de la ciudad.

Casa Ferrán

El hotel está muy bien, lo único malo es la bañera que es muy alta y dificulta la entrada y salida. Está junto a la iglesia del Salvador y la torre mudéjar del mismo nombre. Y con sorpresa subterránea. El desayuno buffet no es gran cosa, pero suficiente. Y con presuntas vistas a la torre mudéjar del Salvador (la foto tiene truco)

Iglesia del Salvador

Fuimos a visitar la Catedral de Sta Mª de Mediavilla. Pero antes de comenzar la visita guiada estuvimos viendo el Museo Diocesano, donde también descubrí algunas representaciones demoníacas:

El edificio no es muy bonito, pero también tiene adosada una torre mudéjar. Lo más destacable es la advocación a santa Emerenciana (ya habíamos visto una calle de la ciudad dedicada a esta señora) Fue una mártir romana que murió en el 304 durante las persecuciones de Diocleciano y Teruel es la única ciudad de España que tiene a esta santa por patrona.

Y el techo de madera a modo de artesonado mudéjar, que incluye incluso un texto coránico.

Fuimos a visitar el Museo Provincial. Por cierto que pregunté por un museo de arte contemporáneo y NO EXISTE. El Museo Provincial tiene lo mismo que cualquier otro museo arqueológico y antropológico de España (y/o del mundo), nada destacable. Casi lo mejor es el propio edificio, renacentista. Y con muy buenas vistas en el piso alto.

Vista desde el Museo Provincial

Almorzamos en el restaurante La Marquesa. La comida en Teruel es de estilo internacional, con platos tipo hamburguesa de garbanzos y ensalada de rulo de queso de cabra. En unos restaurantes comimos a la carta y en otros el menú del día, en ninguna de los dos opciones hay platos específicos de la cocina turolense (como por ejemplo borrajas), aunque las ensaladas siempre llevan jamón de Teruel. El vino de Cariñena sí me ha gustado.

Pequeña escalinata en la calle Amargura

Por la tarde realizamos la visita guiada a la ciudad con guía de la empresa “El Andador”. Tuve la impresión que es la empresa que más turismo mueve y sin embargo parece que para la oficina de “información” NO EXISTE. Nos hablaron de la leyenda de la fundación de la ciudad, la historia de los edificios modernistas, la historia de las torres mudéjares y terminamos en la Escalinata, fotografiándonos ante el relieve de los amantes.

Casa Bayo

Tras despedir a la guía, bajamos hasta la estación de tren, paseamos por el jardín

y subimos en el ascensor que nos devuelve al comienzo de la Escalinata.

Como todos los restaurantes de la plaza del Torico estaban abarrotados, terminamos entrando en una cafetería donde comimos muy mal, la carne que pidió mi pareja estaba muy dura, y la parrillada de verduras que pedí yo estaba encharcada en aceite y vinagre.

DOMINGO 1 DE MARZO

Aunque no teníamos incluido el desayuno buffet, decidimos tomarlo, ya que las cafeterías del paseo del Óvalo y las de la plaza del Torico no abrían hasta las 10:30 h.

A las 10:15 h, quedamos con el conductor de la empresa Assafar que nos llevó a Albarracín. Está considerado uno de los pueblos más bonitos de España. No sé, pero desde luego es pintoresco, con una muralla, porque tuvo fuero de ciudad, con casas medievales, un museíto interesante y muchas cuestas. Compré miel y chocolate de Albarracín. No encontré ninguna tienda de souvenirs ni librería donde poder comprar un libro sobre el pueblo.

Pasamos junto al aeropuerto de Teruel

Me gustó la referencia que hizo la guía a que algunos elementos arquitectónicos son símbolos de la trashumancia. Los pastores que iban a Andalucía luego copiaban la arquitectura que habían visto. Nombró concretamente a Úbeda para referirse a esta ventana:

El museo:

El museo
Cuando tenía dos años me salí del andador, me caí y me hice una brecha en la mejilla. La llevo de por vida.
¿Bernarda Alba?

A las 14:00 h Assafar nos dejó de nuevo en Teruel. Almorzamos en el restaurante Torico Gourmet, en la plaza del Torico y nos fuimos al hotel a echar una siesta.

A las 18:00 h, volvimos a la plaza para tomar el trenecito que nos hizo la visita por la ciudad y el Ensanche.

Antes de cenar dimos otro paseo a pie y nos acercamos al torreón de Ambeles, que se ubica cerca de la estación de autobuses.

Cenamos en el restaurante 1900, situado en la Casa de la Madrileña.

Esta pequeña instalación me recordó la que yo tenía en Úbeda con los bolsos y sombreros de la tía de Manolo

LUNES 2 DE MARZO

Tras repetir el desayuno buffet, hicimos la visita de los sótanos del hotel. Se trata de un pasadizo secreto que une el edificio del hotel, que había sido la casa del cura, con la iglesia del Salvador, por un ala y con la torre mudéjar del Salvador por otro. Un largo y estrecho pasadizo que sale de una pequeña estancia medieval, a 7 metros bajo el restaurante del hotel. Muy interesante. La utilidad del pasadizo secreto ya suponemos que está relacionada con los affaires del cura. La dueña del hotel, una señora ya entrada en años, nos lo enseña y nos lo cuenta con un desparpajo encantador.

Tras esta visita nos encaminamos hacia el Viaducto peatonal que nos lleva al Ensanche.

Justo tras pasar el viaducto encontamos este monumento de 1935. Y casualmente en la habitación del hotel hay un cuadro fotográfico de este rincón de la ciudad en un día de nevada.

Paseamos hasta el parque de los Fueros, donde se ubica la icónica escultura de “La labradora” del escultor Pablo Serrano.

Volvimos al centro hasta la plaza del Torico y estuve haciendo comprar en la pastelería Muñoz y en la librerías, donde compré unos libros sobre Teruel y sobre Albarracín.

Almorzamos en el Gran Café de Teruel. Está decorado con algunos detalles curiosos:

Volvimos al hotel a por las maletas y nos encaminamos hacia la estación de autobuses.

El autobús salía a las 16:15h, llegamos a Madrid a las 21:00 h. Pero casi no lo contamos. Y es una pena, porque la ciudad es encantadora. Yo ya la había visitado hace treinta años con Manolo y casi no recordaba nada de la ciudad, pero creo que dificilmente habrá una tercera vez. Desde luego sigo con las dudas ¿Existe? ¿Se hace algún esfuerzo por parte de las autoridades para reafirmar que existe? Parece que incluso hay un partido político, que se llama Teruel Existe y que cuenta con un diputado. A ver si hace algo para convencernos.

Un comentario sobre “TERUEL 2020 ¿EXISTE? ¿NO EXISTE?…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s